Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.

Museo del Mosto

Ayuntamiento de Atajate
Ayuntamiento de Atajate  • ayuntamiento@atajate.es  • 952 183 504

Ayuntamiento de Atajate

Museo del Mosto

El Museo al aire libre del Mosto contempla numerosos elementos relacionados con la cultura vitivinicultora, en ellos se recoge todo el proceso desde el campo hasta la copa del mosto, el primer vino que se obtiene de la vendimia.

Hablar de mosto es hablar de Atajate, de su tierra, de su gente, que año tras año, cuida, recoge, y pisa las uvas para obtener el néctar de los dioses, desde la época moderna, las viñas han estado presente en el municipio, siendo una rama básica en la economía del lugar.

Unas viñas que requieren de un continuo trabajo para los habitantes de nuestro pueblo, que no cesa durante todo el año. El proceso se inicia con la poda y la recogida de sarmientos (sarmentar), el arado de la tierra, “azulfatar” para prevenir las enfermedades y finalmente su posterior recogida del fruto (vendimiar).

La poda es la etapa que requiere especial atención, que determina la abundancia y calidad de las uvas. Sin olvidar el tratamiento de los suelos, que deben enriquecerse de estiércol, y el azufre para la planta, eliminando con ello las posibles enfermedades y parásitos que la viña puede contraer. La variedad de viñas, da como fruto a diferentes tipos de uvas en el municipio a destacar: - Las Tempranillas, que como su nombre indica son las primeras. Los racimos son largos y estrechos de pellejo grueso y pulpa carnosa. - Las Perrunas, menudas, de pellejo delgado, muy ásperas al comer. - Las de Rey, son las que normalmente colgamos para comer en fin de año, pero también utilizamos para el Mosto, cuyo sabor es ligeramente dulce. - Las Uvas de Loja, para los lugareños son, por excelencia, las más exquisitas. Con este tipo de uvas, el caldo obtenido en el proceso del mosto es más dulce.

Una vez recogida la uva se pisa con botas en los antiguos lagares. Una vez hecho esto, la pulpa que queda de las uvas pasaría a una prensa para apurar el caldo que este contiene. Cuando se obtiene el caldo, este tiene que reposar durante 40 días en barril o garrafa (antiguamente conocidas como “majuanas”). Una vez transcurridos esos días, se procede a cambiar el Mosto a otro depósito limpio, fase conocida como “trasiego”. Esta sustitución de envase se debe a la fermentación del jugo de la uva, que genera unos asientos en la zona baja del recipiente que hacen que el Mosto, pierda calidad. Por eso, mientras más se intercambie el mosto de envase más delicioso está.

Hay costumbres como esta, conocida por todos los vecinos de Atajate, que en días nublados no se puede “trasegar el Mosto”, curioso truco, pero infalible para que este exquisito Mosto esté en su punto y obtenga el éxito entre los mejores catadores y visitantes de Atajate.


Mosto